Saltar al contenido

Sugerencias para Comunicarse mejor y saber Negociar en temas Conflictivos

comunicarse mejor y negociar temas en conflicto

Aunque las estadísticas apuntan a que entre el 70 y 90% de lo que expresas es no verbal, trabajar en una manera integral algunas sugerencias para comunicarse mejor con los demás te garantizará el éxito tanto en el trabajo como en las relaciones personales.

La comunicación efectiva es más que solo ser capaz de hablar, e implica igualmente la capacidad de escuchar de escuchar y entender a los demás; de «leer» e interpretar el lenguaje corporal y conocer la manera de hacer valer tus puntos.

A continuación algunas sugerencias para comunicarse mejor y saber negociar en temas conflictivos:

Sugerencias para comunicarse mejor antes de empezar a hablar:

  • No acumular resentimientos: Es recomendable comentar diaria o semanalmente los aspectos a mejorar en el comportamiento de cada uno.
  • Tener cuidado al hacer inferencias (adivinar el pensamiento) Hacer interpretaciones de lo que piensa y siente el otro y tomarlas como ciertas conlleva el riesgo de equivocarse y dificulta una comunicación adecuada. Por el hecho de conocer a otra persona no tenemos el don de la clarividencia. En resumen, cuando se hace una inferencia sobre lo que piensa y siente el otro, lo mejor es tomarla como una hipótesis o posibilidad y esperar la opinión del otro. Ejemplos:

Inapropiado: “Si no se da cuenta de lo que me ocurre, es que no le importo en absoluto.”

Apropiado: “Le explicaré lo que me ocurre y dependiendo de cómo reaccione sabré si le importo o no.”

  • Buscar un ambiente apropiado y facilitador para hablar: tranquilidad, intimidad, etc. Todas las personas involucradas en la conversación deben estar dispuestas a hablar. Ejemplos:

Inapropiado: Discutir en presencia de otras personas (visitas, etc.).

Apropiado: Quedar para hablar en un momento en el que no haya nada que distraiga ni con prisas.

Sugerencias para comunicarse mejor al comenzar a hablar

  • Centrarse en un tema o problema. Cuando haya una discusión, hablaremos de un solo tema o problema. Si no se hace así, se habla de muchas cosas y no se resuelve ninguna.
  • Comunicación no verbal. El lenguaje corporal juega un papel muy importante cuando nos comunicamos con otras personas:
    • La expresión de la cara. Debe existir coherencia entre lo que se dice y lo que se expresa con la cara.
    • El tono. Si no utilizamos el tono apropiado facilitamos que no nos podamos entender.
    • La gesticulación. No deberíamos utilizar una gesticulación amenazante (p.ej., señalando con el dedo o levantando la mano) o no gesticular nada.
    • El contacto ocular. No mantener el contacto ocular con otra persona cuando le estamos explicando algo, puede molestar mucho.
    • La postura corporal. Con la postura podemos expresar una gran cantidad de cosas; por ejemplo el interés en escuchar lo que se nos está explicando, que estamos relajados, que estamos tensos, etc.
  • Comenzar siempre por algo positivo (si es posible). Hay que recordar que todos tenemos dificul-tades para encajar las críticas. Ejemplos:

Inapropiado: “Vamos a hablar en serio. Siempre andas diciendo que vas a ayudarme en casa, pero todo son mentiras; nunca hechas una mano.”

Apropiado: “Sé que trabajas mucho y estás cansado. Sin embargo, yo también trabajo y en casa hay mucho que hacer. ”

  • Ser específicos. El otro no puede adivinar muchas veces lo que pensamos y deseamos a no ser que se lo digamos claramente. Así, si la otra persona hace algo que no nos gusta, deberíamos comunicarle nuestro deseo de forma concreta y apropiada. . El objetivo es intentar lograr un cambio, no discutir ni humillar al otro. Ejemplos:

Inapropiado: “Siempre tienes cosas que hacer.”

Apropiado: “¿Qué te parece si buscamos un rato cada día para poder hablar y estar juntos?”

  • Hay que especificar clara y amablemente el cambio de conducta que se desea (preferiría, quisiera, me gustaría) y asegurarse de que la otra parte lo entiende.
  • Expresar los propios sentimientos con relación al problema.
  • Ser breve y no repetirse.
  • Evitar las críticas negativas y acusaciones.

Inapropiado: “Así me gusta, que me des continuamente disgustos.”

Apropiado: “No me gusta la forma en que me has dicho esto, me gustaría que me dijeras las cosas con más amabilidad.”

  • Evitar expresiones del tipo ‘siempre’ y ‘nunca’. Ejemplos:

Inapropiado: “Nunca me ayudas en casa.”

Apropiado: “Hoy no me has ayudado a hacer la compra.”

  • No hacer referencia al pasado.

Inapropiado: “Antes sí eras de otra manera. Hace 1 año me hubieras preguntado cómo me siento cuando estoy llorando.”

Apropiado: “Me gustaría que te interesaras por cómo me siento cuando estoy llorando.”

Sugerencias al escuchar y responder al otro

  • Escuchar con atención.
  • Mostrar empatía. Debe intentar comprender lo que piensa y siente el otro, y además, ser capaz de demostrárselo.

Inapropiado: “Ya sabes que mi manera de abordar este asunto es más eficaz” (cuando, de hecho, el otro no lo cree así)

Apropiado: “Ya veo que no estás muy de acuerdo con mi manera de abordar este asunto y que te sientes incómoda al respecto” (lo cual es cierto).

  • Admitir la propia responsabilidad. Hay que aceptar la posible responsabilidad. Esto facilita la comunicación y evita que el otro se sienta atacado o culpable. Ejemplos:

Inapropiado: “No sé por qué no hemos hablado de esto antes.”

Apropiado: “Reconozco que ha sido un error por mi parte no haber hablado de esto antes.”